Composición Lúdica

Double Bay es un proyecto innovador del multipremiado estudio de arquitectura sudafricano Saota. enclavada en una bahía de Sydney, australia, la residencia contemporánea y sofisticada, se inspira por las características clave del paisaje preservando el entorno natural y el espacio abierto al borde del agua.

El amplio terreno donde se erige Double Bay, ubicado en una cala orientada al norte en el vasto puerto de Sydney,
limita con un parque recreativo y un muelle público que se adentra en la bahía. Este elemento forma uno de los ejes para la construcción,
mientras que una playa virgen, directamente en frente, forma el otro.

Desde la elevación del parque principal, llama la atención la nueva residencia que aparece como una colección de planos: un juego de espacio, privacidad y umbral. Las pantallas de vela gris grafito (realizadas de «Kaynemaile», una cota de malla de policarbonato desarrollada en Nueva Zelanda para las películas de “El señor de los anillos”) están instaladas justo al lado de la casa para brindar privacidad desde la calle. A eso se le suma revestimiento de madera, paredes de masa enlucidas, un plafón revestido de madera y el alféizar exagerado de una ventana salediza perforada a través de las pantallas de la vela, que se superponen en planos adicionales. Este juego creativo crea profundidad en una fachada que de otro modo sería lineal y, también, proporciona privacidad mientras maximiza la luz y las vistas al parque.

Si bien la escalera está completamente acristalada; se encuentra envuelta protectoramente en un manto de persianas de madera.
Este contorno suavemente curvado de la fachada contrasta con la caja cristalina circundante y media entre la entrada principal y los dormitorios de arriba.

Los materiales fueron cuidadosamente elegidos; el uso de madera, paredes blancas y suelos de travertino reflejan el entorno costero.

La entrada está a 90 grados de la bahía, fuera del parque. Una rampa, bordeada de agua, desciende suavemente hasta la puerta principal; esa pequeña subida se suma a la sensación de llegada. Aquí queda claro el plano en forma de “U” de la casa; la entrada es un enlace entre dos alas, separadas por un jardín interno que, como un puerto íntimo, permite vistas a la bahía y más allá. Visto desde el patio, una enorme pared en blanco del

piso superior parece pesar sobre la ligereza vidriada de la planta baja, amplificando la vista de la bahía debajo de ella.
El ala del lado de la bahía de la casa es un espacio diáfano. Las escaleras, en lugar de las paredes, delimitan la cocina elevada y el comedor familiar de las áreas más formales.

El jardín se eleva por encima del camino y de esa manera proporciona privacidad adicional en la playa y, desde adentro, se disuelve la distinción entre el jardín y el mar. Esto se enfatiza en la piscina cuya orientación y extensión hacia el agua hace una clara conexión entre las dos partes.
Un dosel de techo de madera conecta el lado de la calle con el jardín y la playa, protegiendo y definiendo la colección de espacios internos y externos que se componen debajo.

Desde la elevación del parque principal, llama la atención la nueva residencia que aparece como una colección de planos: un juego de espacio, privacidad y umbral.

Desde el agua es un motivo definitorio; expresiva de ligereza, reflectante del mar y de las copas de los árboles. Desde la calle hacia 29 la bahía se vislumbra otra elevación predominante de la casa, el piso inferior que en gran parte es acristalado se pierde debajo de las paredes blancas y nítidas, jardineras enmarcadas en negro y mamparas de vela.

Queda en evidencia que los materiales fueron cuidadosamente elegidos; el uso de madera, paredes blancas y suelos de travertino reflejan el entorno costero. El hormigón sin contraventanas se utiliza como un acento lúdico que, al igual que las paredes renderizadas, parece casi suave y texturizado en contraste con los nítidos pliegues de la pantalla y el aluminio.

El estudio de arquitectura SAOTA mostró su sello sudafricano en este diseño con sus líneas nítidas, formas ligeras y la exuberante integración de la naturaleza que se combinan para hacer que el diseño se sienta la calidez de un hogar. Mientras que el estudio de interiores ARRCC desarrolló una paleta de decoración refinada para adaptarse y complementar las obras de arte del cliente. Un trabajo en equipo basados en la creatividad y perseverancia que dio como resultado la excelencia.

FICHA TÉCNICA:
Proyecto: Double Bay
Ubicación: Sydney, Australia
Estudio: SAOTA
Líderes del proyecto:
Philip Olmesdahl, Erin Gibbs &
Duke Williams
Arquitectos asociados:
Tanner Kibble Denton Architects (TKD)
Superficie edificada: 670 m2
Diseño interior: ARRCC
Fotografías: Adam Letch

Newsletter

Subscribite y recibí todas las novedades