London time

Grandes autobuses de dos pisos color rojo, taxis antiguos y lujosos doquier, el famoso metro…No podemos estar en otro sitio. Esto solo puede ser Londres, una de las ciudades más cautivantes del mundo. Con algo que ofrecer a todos y cada uno de aquellos que la visitan o viven en ella, indudablemente, Londres lo tiene todo. Y no importa si llueve, a abrir el paraguas y a disfrutar sin parar. La infinidad de museos y galerías de arte, monumentos emblemáticos, mercados, exclusivas tiendas y un sinfín de actividades de ocio y entretenimiento hacen de la capital británica uno de los destinos mas solicitados. El rico pasado histórico convive en perfecta armonía con un vibrante presente. La adecuada combinación de culturas, la espectacular arquitectura y la creatividad más desenfrenada han dado lugar a una increíble metrópoli en constante evolución.

Esta diversidad cultural es uno de los factores que más ha contribuido a aumentar día a día la popularidad de esta urbe y, además, añade vitalidad a unas calles por las que se mueven siete millones de personas. Municipios como Carden, Whitechapel, Clapham, Battersea, Chelsea o Westminster le dan a Londres ambientes y coloridos únicos e inconfundibles.

El río Támesis y la gran cantidad de espacios verdes también son protagonistas de la belleza que caracteriza a esta ciudad. La capital tiene censados 143 parques y jardines. Podrá encontrar lugares para dar paseos y disfrutar de la naturaleza en sitios como Hampstead Heath, Mile End Park, Hide Park o el Battersea Park, cuya pagoda japonesa resulta mágica. 

Edificios con clase

Si viaja a Londres, hay lugares de visita obligada. El Palacio de Westminster es uno de ellos. Una impresionante edificación neogótica dorada alberga las dos cámaras del Parlamento británico. Además, probablemente se trate del sitio más fotografiado de la ciudad gracias a la torre del reloj, mejor conocida como el “Big Ben”. Resulta difícil cuestionar la puntualidad inglesa después de estar parado frente a esa gran torre admirando sus lujosos detalles.

Sin duda merece la pena visitar el British Airways London Eye, la noria panorámica más alta del mundo. Más de 15 millones de personas han viajado en la rueda gigante que desde febrero de 2000 se convirtió en parte del paisaje londinense. Este mirador de 135 metros de altura tiene 32 cabinas de vidrio en las que caben 25 personas, y da un recorrido de media hora.

El Palacio de Buckingham, las Torres de Londres, la Abadía de Westminster y la catedral de San Pablo son otras construcciones dignas de admirar. 

Arte en su máxima expresión

El arte se respira en Londres. Entre la infinidad de alternativas, el Museo Británico con su evolución del arte humano desde la prehistoria hasta nuestros días a través de colecciones procedentes de los cinco continentes, es una de las más clásicas e impresionantes. Otra opción es el famoso museo de cera Madame Tussaud, donde conocerá en persona los rostros más populares del mundo artístico y político. Aunque también podría optar por alternativas menos conocidas, pero igualmente atrapantes como Kensington Palace, Dalí Universe, una exposición permanente que plasma el surrealismo más desconocido del genial artista, o la galería de fotografías Photographers’ Gallery.

Si le parece que el día no tiene las horas suficientes para poder ver todo lo que quisiera, aproveche el horario de apertura nocturno que ofrecen los viernes y sábados algunos de los mejores museos, como la Tate Modern, la Saatchi Gallery, la Royal Academy of Arts y la National Portrait Gallery.

El hábito de ir a teatro ha acompañado a los londinenses desde 1576, cuando James Burbage inauguró un lugar llamado, simplemente, “El Teatro”. Desde entonces, se calcula que los teatros británicos atraen a más de 10 millones de personas cada año. Musicales, obras clásicas o experimentales, o grandes estrellas del cine en el escenario forman parte del amplio abanico de posibilidades que brinda el entretenimiento sobre tablas. No se sorprendan si al término de las funciones ven a cientos de fans esperando un autógrafo de Ewan McGregor, Val Kilmer o David Schwimmer.

Ideal para gastar

Londres tiene fama de ser uno de los mejores sitios del mundo para ir de compras. Desde grandes almacenes hasta tiendas exclusivas de diseñadores de renombre, sin olvidar los conocidos mercadillos londinenses, las posibilidades son infinitas.

En Camden Town, punks, roqueros y technos se encuentran todos los fines de semana en este mercado alternativo del norte de Londres, donde se pueden encontrar baratijas, ropa de todo tipo, discos y antigüedades. El mercado de Spitalfields, ubicado en uno de los barrios preferidos por los artistas en el este de Londres, ofrece comida orgánica y vegetariana, artesanías y objetos de diseño. En Bermondsey se ubica el mercado de antigüedades más grande de Londres, que cobró fama hace muchos años por ser el lugar donde los ladrones vendían su mercancía. Hoy, los madrugadores pueden ir a la caza de tesoros. En el famoso barrio de Notting Hill se localiza uno de los mercados más concurridos, Portobello, donde cada sábado se pueden conseguir antigüedades, recuerdos, regalos y ropa.

Pero si el dinero no es un problema y está dispuesto a pasar la tarjeta de crédito una y otra vez, Bond Street y Old Bond Street son las calles perfectas. Allí se encuentran las boutiques y tiendas más caras, que venden sobre todo las colecciones de moda de los grandes modistos. Hacia Oxford Street, se encuentran los almacenes de ropa pret a porter y para la juventud.

Y si hay un lugar imperdible para ir de compras es Harrods. Este almacén de lujo, que hace poco ha cumplido sus 150 años, es famoso por su excelente servicio, por sus exquisitos productos de alta calidad, su variedad y su inmensidad. Ir a Harrods es toda una aventura, aunque se marche con las manos vacías.

Noche fashion

Después de un largo día de visitas y compras, anímese y gaste sus últimas energías en salir de noche por Londres, ya que es una experiencia sin desperdicio. El Soho ha sido durante siglos el lugar por excelencia de la vibrante vida nocturna de la capital, con un público de lo más glamoroso y un floreciente ambiente gay. Para empezar la noche lo mejor es The Lab Bar, en Old Compton Street. Tiene los mejores cócteles de la ciudad. Luego se recomienda ir un poco más al este, a The End, uno de los clubes londinenses más in, donde hay DJ´s invitados que pinchan música electrónica, complaciendo los gustos de los más exigentes. Para quienes todavía sueñan con vestirse lo más brillante posible y perderse en una marea de cuerpos al son de los beats electrónicos, Londres ofrece muchas posibilidades.

Cosmopolita por excelencia, Londres es la perfecta combinación de edificios, arte, tiendas, bares y barrios coloristas, que hacen de esta capital británica uno de los lugares con mayor diversificación del mundo.

Los bares y clubes nocturnos, decorados con las tendencias más vanguardistas, invitan a los lugareños y a los turistas a deleitarse y a pasar momentos únicos y llenos de estilo. Aunque la variedad es moneda común, hay algo que los caracteriza: la cerveza. Esta espumosa bebida es servida en pintas (570 mL) y medias (285 mL), y se pueden conseguir de dos tipos: las “lagers”, cervezas de color ámbar fermentadas en el fondo del barril, y las “ales”, cuyo favor puede llegar a ser bastante robusto. También se puede encontrar la popular cerveza negra irlandesa Guinness o Bavaria con sus sabores especiales.

Historia, arte, entretenimiento, glam. El pasado convive con el presente. Las culturas se mezclan generando combinaciones coloristas y exclusivas. Por conseguir el equilibrio exacto, Londres es uno de los destinos del mundo más interesantes de conocer. Londres es, sin lugar a dudas, un mundo en una ciudad.

Por Jorge C. Dragonetti

 

Etiquetas
Compartir en las redes

Sigue leyendo

Colección de Gafas Invierno 2018

La nueva colección de gafas CHANEL promete brillo y...