Patagonia en primera persona

Hace 25 años que la empresa chilena Cruceros Australis promueve explorar las maravillas de los fiordos de la Patagonia. De septiembre a abril, viajeros de todos los continentes navegan por una de las regiones más vírgenes del mundo. Una travesía por el fin del mundo para descubrir tesoros como Cabo de Hornos, allí donde se unen los océanos.

Cada año los lectores de Travel + Leisure, la revista de viajes de mayor distribución en los Estados Unidos, votan por los mejores cruceros, hoteles y destinos, entre otras categorías, reconociendo sus preferencias a través de los World’s Best Awards. El 2016 Cruceros Australis obtuvo el primer lugar en la categoría “Small Ocean Cruises” para cruceros de menos de 250 pasajeros, confirmando que la mejor manera para recorrer la Patagonia es a bordo de barcos pequeños. En el crucero de expedición Stella Australis, con 100 espaciosas cabinas, todas con vista exterior, los pasajeros gozan de una clara vista de las aguas marinas y los blancos perfiles de las cumbres montañosas. En los salones se crea una atmósfera perfecta para compartir con huéspedes provenientes de todas partes del mundo, mientras disfrutan del exclusivo servicio a bordo bajo el sistema “todo incluido” y con una gastronomía de nivel internacional.

Cada vez más aventureros eligen los cruceros de expedición, y uno de los principales motivos es el itinerario. La ruta Ushuaia a Puerto Arenas significa navegar a través de canales patagónicos recorriendo los principales atractivos de Tierra del Fuego, sin puerto en donde atracar. Todos los descensos, liderados por expertos guías, se realizan en botes Zodiac creando una experiencia mucho más aventurera. Sin lugar a duda, la vedette de la expedición es visitar el mítico Cabo de Hornos puesto que Australis cuenta con la exclusividad y la autorización para desembarcar en el lugar. Ubicado en el archipiélago de Tierra del Fuego y declarado Reserva de la Biósfera por la UNESCO en 2005, existen pocos lugares en el mundo en donde el hombre se siente tan vulnerable y tan rodeado por un aura de espiritualidad.

En una impresionante geografía, marcada por imponentes glaciares, bosques nativos y una exótica flora y fauna, los paisajes son dueños de una belleza única y queda claro que la parte recreativa de las expediciones es la posibilidad de estar en contacto con la naturaleza y su historia. Las actividades provocan un valor adicional mientras las emociones florecen: observación de ballenas, recreación de la ruta de Darwin, safaris fotográficos y un programa que complementa el viaje en crucero con un recorrido terrestre a través de Tierra del Fuego que incluye la visita a una colonia de pingüinos rey.

Una vez en la vida hay que ir para conocer la naturaleza y vida silvestre prístina en el extremo más austral de la Patagonia.

Etiquetas
Compartir en las redes

Sigue leyendo

Simplemente resplandeciente

Harry Winston presenta Marquise Time, un reloj de alta...