Ponta Dos Ganchos: La maravilla oculta

En una de las penínsulas privadas más exuberantes del sur de Brasil, se erige el exclusivo resort Ponta Dos Ganchos. Este lugar soñado que fusiona naturaleza y romanticismo es lo más cercano a un paraíso terrenal.

En diciembre del 2001, Ponta Dos Ganchos abre sus puertas al mundo, para ofrecer una experiencia lo más cercana posible a la vida en el paraíso. Esta propiedad, certificada por The Leading Hotels of the World, garantiza hotelería de la más alta calidad en servicio, produciendo recuerdos inolvidables en todos sus huéspedes. Se encuentra rodeado de tres pequeñas islas, arena blanca y mar cristalino, escenificando el sueño ideal para alejarse de lo cotidiano y sumergirse en el experimento único que representa habitar un lugar casi inhabitado pero con todas las comodidades.

Emplazado a tan solo 50 km de Florianópolis –a tan solo una hora de vuelo de San Paulo, Río de Janeiro y Buenos Aires­– se ubica este mágico lugar que entrelaza naturaleza, romanticismo y privacidad. En un impactante entorno natural remoto, sus exclusivos 25 búngalows de estilo rústico chic ubicados en la península privada del governador Celso Ramos, se encuentran en total armonía con la vegetación que los rodea. El resort se sitúa en una locación privilegiada y desde las habitaciones se disfrutan privilegiadas vistas al mar superando las expectativas del visitante. Dentro de las seis categorías que proponen, los búngalows Esmeralda han sido diseñados desde una perspectiva sustentable con paneles solares, techos verdes y madera de reforestación. Además, la mayoría cuenta con piscina privada e hidromasaje interno.

En el año 2008 iniciaron una huerta orgánica como parte de su continuo compromiso con el cuidado del medio ambiente. Actualmente cuentan con un avanzado proceso de reciclaje, realizando tratamiento de aguas y reutilizando el agua de lluvia para el riego de sus jardines.

Ponta Dos Ganchos es reconocido por ofrecer espacios únicos para el romanticismo. Su bahía es el escenario ideal para una inmejorable ceremonia de matrimonio, allí se ofrecen servicios para fiesta de casamiento tailored-made. Pueden imaginarla privada al atardecer, una más tradicional en la bahía, e incluso una espontánea boda íntima y secreta. No hay excusas para dar el sí.

Si hablamos de experiencias gastronómicas, con reserva previa el resort Ponta Dos Ganchos ofrece una noche inolvidable en una isla privada, bajo la luz de las estrellas y la música del mar. Es el chef José Nero quien magnífica la noche con la elaboración de sus comidas realizadas con materia prima de la huerta orgánica.

Durante el día, la playa privada es el escenario adecuado para actividades de pesca, canoa, stand up paddle y snorkeling. Se puede hacer kayak alrededor de la península, tomar excursiones en bote, o relajarse en un tratamiento de spa. Todas propuestas que enaltecen el espíritu, que permiten llegar a lugares inalcanzables por tierra y descubrir colores inéditos sumergidos en el mar. La propiedad también ofrece a sus huéspedes canchas de tenis con vistas al mar, fitness center, pileta climatizada, cine privado, cuarto de billar, y picnics privados organizados exclusivamente en playas desiertas.

Ponta Dos Ganchos es todo un idílico edén de playas y paisajes naturales que quedarán en la memoria de quienes pasen unos días de vacaciones, logrando una fusión multidisciplinaria entre tranquilidad o deporte, gastronomía y romanticismo.

Texto: Mora Zaharya

Fotos: www.lhw.com

 

 

Etiquetas
Compartir en las redes

Sigue leyendo

Icono británico

La nueva Street Twin es contemporánea y accesible para...