Adrenalina y auténtica belleza

El nuevo Clase C Coupé de Mercedes-Benz no deja a nadie indiferente. Con una presencia irresistible, conquista las calles y se convierte en el centro de todas las miradas. Una verdadera declaración de intenciones para los amantes de los autos que desean sentir la agilidad con todos sus sentidos.

Tiene un diseño que cautiva. Se disfruta incluso antes de subir a bordo y no se caracteriza precisamente por pasar desapercibido. El nuevo Clase C Coupé también llama la atención por sus prestaciones en estado puro que satisfacen las altas expectativas del mercado.

El exterior de este deportivo de élite presenta un carácter vanguardista que pone de manifiesto su agilidad y expresividad. Elementos acreditados se fusionan con detalles innovadores para crear una imagen incomparable que entusiasma de inmediato. Los principales responsables de la llamativa y deportiva silueta de este modelo son la superficie acristalada plana y la zaga ―inspirada en la Clase S Coupé―, y que se ha rediseñado por completo. Además, la anchura del vehículo se ve realzada por los grupos ópticos traseros planos con la innovadora tecnología LED. Ahora se lo puede reconocer con mayor facilidad por las cuatro bandas de LED dispuestas en sentido horizontal que crean un patrón de iluminación muy llamativo tanto de día como de noche.

La vista lateral y la vista frontal muestran también un aspecto deportivo y emocionante. La línea de carácter prolongada de la pared lateral y un capó largo confieren un aspecto marcadamente dinámico a la nueva Clase C Coupé. La silueta de coupé que desciende enérgicamente hacia la zaga subraya, junto con el tren de rodaje de altura rebajada, el carácter decididamente deportivo del vehículo. Un elemento característico de los coupés con diseño progresivo son los retrovisores exteriores suspendidos, colocados directamente en las puertas sin marco.

Pero no solo el exterior de la nueva Clase C Coupé marca la diferencia. También el interior del auto acelera las pulsaciones. Dueño de un diseño deportivo que conjuga a la perfección con el tacto de nobles materiales, cuando uno sube a bordo se disfruta del auténtico placer de conducción.

Los mandos y las molduras en cromo plateado crean una atmósfera marcadamente deportiva. En combinación con el cambio automático, la nueva serie incorpora una moldura de grandes dimensiones sobre la consola central que llama poderosamente la atención. El carácter de coupé queda realzado mediante los revestimientos de las puertas y los revestimientos laterales de la parte trasera que confluyen armoniosamente.

La nueva Clase C Coupé brinda la posibilidad de personalizar el habitáculo según las preferencias de cada uno. Entre ellas, se puede elegir el techo corredizo panorámico opcional con abertura ampliada, que mejora la visibilidad y permite disfrutar en el interior de una auténtica sensación de viajar a cielo abierto.

En el modelo S, el motor AMG V8 de 4,0 litros con sobrealimentación biturbo exprime más potencia todavía de los 3.982 centímetros cúbicos de cilindrada. Es obvio que las cualidades de este deportivo son muchas, entre ellas debemos destacar su pura autenticidad, fuerza y pasión.

Etiquetas
Compartir en las redes

Sigue leyendo

siempre innovador Roger dubuis

Un quejido gutural resuena desde las profundidades del laboratorio...